Fluye como el río

Rio, rio… te encuentro, ahi estas!

Enséñame cómo recorrer el camino.

Fluyes en un vaivén con lo encontrado a tu paso.

Nada detiene tu curso.

De algún modo o de otro, sigues recorriendo el camino hasta unirte con el mar.