Reía

 

Anoche en mis sueños yo reía, había flores blancas y amarillas esparcidas en los rayos del sol.

Pues el viento amorosamente soplaba, alborotaba mis cabellos y esparcía las nubes a mi alrededor.

Yo reía cerrando mis ojos agradecida de esta gracia divina como un regalo en mi existir.

Y reía… reía con gran plenitud y alegría…